Cata Bodega Marqués de Murrieta

Cata Bodega Marqués de Murrieta

Las grandes casas vinícolas, aquellas que perduran en el tiempo elaborando vinos que consideramos parte de la historia de la etnología, tienen la capacidad producir obras emocionantes que hay que saber leer con la astucia de quien no quiere ser encandilado por los brillos de tanto logro pero con la admiración y respeto de quien se enfrenta a una parte firme de la enología.
De la mano de La Diligente, con un Andrés Gómez comentando con perspicacia y claridad detalles que iban quedando sobre la mesa, y con la presencia de Beatriz García del Pino, como parte de la Bodega Marqués de Murrieta, recién llegada de dos día intensos en el evento de Peñín, en Madrid, nos propusieron una tarde memorable, dividida en dos claros tramos. El dedicado a Gosset, bodega francesa fundada en 1584, que es distribuido en España por Murrieta. Donde pudimos probar cuatro de sus trabajos.
Los dos primeros vinos abiertos ya hablan a las muy claras de las intenciones de la bodega. Vinos de calidad que la burbuja proporciona una sutiliza acariciante.
Pero el Blanc de Blanc, elaborado con Chardonnay, mostraba la grandeza y la eficacia de tantos años. El ciclo se cerraba con el Milessimé 2008.
No debemos de perder de vista la gente que trabaja con seriedad, porque es cierto que no sólo hay pequeños con almas de gigante, también hay gigantes que elaboran con la meticulosidad del pequeño.
Murrieta, casa con más de 100 años, ha comenzado a elaborar en Galicia Pazos de Barrantes. Tres años de crianza. Acidez controlada. Gran nariz.
El Primer Rosé, un Mazuelo tratado con mimo, abría el trabajo en bodega de la gran enóloga María Vargas. Delicado y aromático, sabroso.
Capellanía 2018, ese blanco que algunas veces se convierte en Ygay , 13 añadas a lo largo de su historia, fue un regreso a Rioja. Acidez domada que va a dar muchas alegría a quien se haga con él.
El trío final de tintos se abría con Murrieta 2019, quizá el vino que menos admiración despertó, tal vez perjudicado por haber sido poco enfriado.
Dalmau 2019 y Castillo de Ygay ofrecieron con creces el porqué tienen la gran reputación que han conseguido.
Vinos donde comprobamos que la magia existe.
Grandísima cata que agradecemos desde la asociación a La Diligente y la Bodega Marqués de Murrieta por poder disfrutar de la primicia de estos vinos embaucadores.
Previous Cata Blas Cerón
Next Cata Bodegas Valenciso

You might also like

Catas

Cata maridaje con Fran Saura

Anoche 3 de abril la ASRM volvió a celebrar una cata formativa para sus socios. En esta ocasión el tema a tratar fue el de maridaje de bebidas con diversos

Catas Profesionales

Fotos cata Blas Cerón

Os dejamos con algunas fotos de la cata de Blas Cerón del pasado 2 de octubre

Catas Profesionales

Cata Diego González

Cata emocional por parte de Diego González para cerrar la primera parte del año en la ASRM. Bajo el título de 12 años, 12 vinos + 2, el que fuera